MÁS ALLÁ
DEL BIEN Y DEL MAL

Preludio de una filosofía del futuro

De
Friedrich Nietzsche.



Leipzig 1886.
Impresión y edición de Ernst Schmeitzner.


Lima.
Gustavo A. Laime Mitma.
(Traducción)

Desde altas montañas.

Canto Final.

¡Oh mediodía de la vida! ¡Momento solemne!

          ¡Oh jardín de verano!

Inquieta felicidad de estar de pie, atisbar y aguardar: —

A los amigos aguardo expectante, preparado día y noche,

¿Dónde permanecéis, amigos? ¡Venid! ¡Ya es hora! ¡Ya es hora!

¿No fue por vosotros que el gris del glaciar

          Se adornó hoy de rosas?

El arroyo os busca, anhelosos se empujan y se lanzan

Más alto hoy el viento y la nube hacia el azul,

Para atisbaros a vosotros desde lejanísima vista de pájaro.

En lo más alto fue puesta mi mesa para vosotros: —

          ¿Quién habita tan cerca

De las estrellas, quién de las grisísimas lejanías del abismo?

Mi reino — ¿qué reino se ha extendido más que él?

Y mi miel — ¿quién la ha saboreado?.....

— ¡Ahí estáis, amigos! — Ay, ¿es que no era a

          a quien queríais llegar?

Vaciláis, os sorprendéis — ah, ¡mejor si os enfadáis!

Yo — ¿ya no soy yo? ¿trocados están mi mano, mi paso y mi rostro?

Y lo que yo soy, para vosotros amigos — ¿no soy?

¿Me volví otro? ¿Y extraño a mí mismo?

          ¿Salido de mí mismo?

¿Un luchador que se ha domeñado a sí mismo demasiadas veces?

¿Que demasiadas veces ha contendido contra la propia fuerza,

Por la propia victoria herido y estorbado?

¿Busqué donde más cortante sopla el viento?

          ¿Aprendí a habitar

Donde nadie habita, en desoladas zonas de osos polares,

Olvidé hombre y dios, plegaria y maldición?

¿Me volví un fantasma que anda sobre glaciares?

— ¡Viejos amigos! ¡Mirad! Ahora os veis pálidos,

          ¡Llenos de amor y de horror!

¡No, idos! ¡No os enojéis! Aquí — vosotros no podríais subsistir.

Aquí, en el lejanísimo reino del hielo y de las rocas —

Aquí se tiene que ser cazador e igual que las gamuzas.

¡Un malo cazador yo me he vuelto! — ¡Mirad cuán empinado

          se tensa mi arco!

El más fuerte de todos fue el que logró tal tirantez — — :

Pero ¡ay ahora! Peligrosa es la flecha,

Como ninguna otra, — ¡fuera de aquí! ¡Por vuestro bien!.....

¿Os dais la vuelta? — Oh corazón, soportaste bastante,

          Fuerte permaneció tu esperanza.

¡Para nuevos amigos mantén abiertas tus puertas!

¡Deja a los viejos! ¡Deja el recuerdo!

Fuiste joven una vez, ahora — ¡eres joven de un modo mejor!

Lo que alguna vez nos ligó, el lazo de una sola esperanza, —

          ¿Quién lee todavía los signos

Que el amor una vez escribió, los pálidos signos?

Lo comparo al pergamino que la mano

rehuye agarrar, — al igual que él amarronado y quemado.

Ya no amigos, son — ¿pues cómo llamarles? —

          ¡Sólo fantasmas de amigos!

Sin duda aún golpean por la noche en el corazón y la ventana,

Me miran y dicen: »¿Es que no éramos amigos?«

— ¡Oh palabra marchita, que una vez a rosas olió!

¡Oh anhelo de juventud, que a sí mismo se malentendió!

          Los que yo anhelaba,

Los que yo imaginaba transformados-parientes míos,

El que se volvieran viejos, los ha alejado de mí;

Sólo quien se transforma permanece emparentado conmigo.

¡Oh mediodía de la vida! ¡Segunda juventud!

          ¡Oh jardín de verano!

¡Inquieta felicidad de estar de pie, atisbar y aguardar!

A los amigos aguardo expectante, preparado día y noche,

¡A los nuevos amigos! ¡Venid! ¡Ya es hora! ¡Ya es hora!


*                 *        

      *              

Esta cancíon terminó, — el grito dulce del anhelo

          Ha expirado en la boca:

Un mago la hizo, el amigo a la hora justa,

El amigo del mediodía — ¡no! no preguntéis quién es —

En torno al mediodía fue que uno se volvió dos.....

Ahora nosotros, seguros de una victoria conjunta, celebramos

          La fiesta de las fiestas:

El amigo Zaratustra ha llegado, ¡el huésped de los huéspedes!

Ahora el mundo ríe, el telón gris se ha rasgado,

La hora nupcial entre luz y tinieblas ha llegado.....

Cron Job Starts